Macetas de colores, el desvan del duende